Artemisa Annua, prometedor remedio ante la leishmaniosis

 Artemisa Annua leishmaniosis perro

En artículos anteriores habíamos abordado algunas propiedades muy interesantes de la Artemisa Annua para la medicina humana. Habíamos visto su eficacia para tratar la malaria o una revisión de sus propiedades medicinales.

La fitoterapia, sin embargo, no es solo útil para los seres humanos sino que también es muy aplicada en veterinaria, en el tratamiento de los animales. Hoy vemos un artículo que profundiza en la capacidad de la Artemisa Annua para combatir la leishmaniosis.

Artemisia annua es una planta medicinal perteneciente a la familia Asteraceae, originaria del clima templado de Asia. Los principales constituyentes químicos de esta fabulosa hierba son los terpenos (principalmente mono y sesqui), los flavonoides y los ácidos polifenólicos. De esta planta se obtienen algunos de los medicamentos más utilizados en la actualidad como la artemisinina o el artesunato.

La leishmaniosis es considerada una de las parasitosis más importantes a nivel global. La responsable de la enfermedad en la Cuenca Mediterránea, donde se considera endémica, es la especie de tropismo visceral Leishmania infantum, transmitida principalmente por los insectos vectores Phlebotomus perniciosus y Phlebotomus ariasi, y cuyo reservorio principal es el perro.

En la especie canina la enfermedad cursa con una amplia variabilidad de signos clínicos, que van desde lesiones cutáneas de distinto tipo hasta formas más graves con alteraciones viscerales que pueden afectar al hígado, bazo, riñón y médula ósea, entre otros órganos.

Artemisa Annua, prometedor remedio ante la leishmaniosis

El artículo al que hacíamos referencia lleva por título Artemisa Annua L., un aliado contra la leishmaniosis, y fue presentado por Rosa Tejada Rascón, veterinaria de Ciudad Real, España, durante el XI Congreso Internacional de Fitoterapia Ciudad de Oviedo, en la primavera de 2018.

Según indica, Rosa Tejada, el tratamiento actual para la leishmaniosis es largo, costoso y no garantiza la erradicación de la enfermedad, por lo que es interesante buscar otras formas de abordar la enfermedad.

La artemisina presente en Artemisa Annua actúa induciendo estrés oxidativo en los parásitos, inhibiendo su crecimiento e induciendo su apoptosis, además, posee flavonoides relacionados con la actividad inmunomoduladora.

El tratamiento con Artemisa Annua es de fácil aplicación, bien aceptado y sin efectos secundarios (aunque no se debe administrar a hembras gestantes durante el primer tercio de gestación). A. annua ha demostrado actividad leishmanicida tanto con el uso de sus hojas como con el extracto de sus semillas.

Según se indica en la ponencia, los resultados obtenidos hasta el momento son muy satisfactorios y

confirman la evolución clínica positiva de los animales tratados. Para mayor información sobre los mecanismos de acción de A. Annua os recomendamos echar un vistazo al artículo enlazado.

Más sobre las Plantas Medicinales