Ortiga (Urtica dioica y Urtica urens)

ortiga (urtica dioica)
ortiga (urtica dioica)

Ortiga (Urtica dioica y Urtica urens)

La ortiga es una de las plantas con mayor variedad de aplicaciones medicinales que existen. Es muy nutritiva, rica en vitaminas A y C y minerales. Fortalece y tonifica todo el organismo.

La ortiga crece en todo el hemisferio Norte, África del Sur, los Andes y Australia. La ortiga mayor (Urtica dioica) alcanza entre 50 y 150 cm de altura y es la más común, y al lado de ella suele crecer otra especie, la ortiga menor (Urtica urens) de unos 60 cm. La conocida acción urticante se debe al líquido contenido en los pelos de hojas y tallo y que se libera al romperlos.ortiga-urtica-dioica-dibujo

  • Familia: Urticáceas
  • Partes que se emplean: Partes aéreas, raíces y semillas. Esta planta se debe recolectar cuando está en flor.
  • Virtudes: Alterativo1, analgésico2,3, antiinflamatorio2,3, astringente1,4, hemostático1, hipoglucemiante1,2,3, hipotensor2,3, diurético1,2,3, galactogogo1, productor de sangre1, remineralizante1,2,3, antihistamínico1,3.

En el siglo I d.C, el médico griego Dioscórides ya citaba una serie de usos para las hojas de ortiga: frescas, en emplastos para heridas sépticas, mezcladas con mirra para estimular la menstruación y en zumo para hemorragias nasales.

Indicaciones para la ortiga

Existe consenso y respaldo del uso de la ortiga para las siguientes indicaciones:

– Coadyuvante en el tratamiento sintomático de artritis, artrosis y/o procesos reumáticos.

– Tratamiento de la rinitis alérgica.

– Diurético, para favorecer la eliminación renal de agua en procesos inflamatorios del tracto urinario.

– Hiperplasia benigna de próstata.

Acciones farmacológicas de la ortiga

La siguientes acciones farmacológicas asociadas a la ortiga están obtenidas de la estupenda monografía sobre la ortiga incuida en el documento Plantas para enfermedades reumáticas publicado por INFITO:

Numerosos trabajos científicos han demostrado la actividad antiinflamatoria presentada por diversos extractos de Urtica dioica, en la que están implicados numerosos mediadores del proceso inflamatorio. Esta actividad antiinflamatoria permite la utilización de esta especie para el tratamiento de enfermedades inflamatorias crónicas, como es la artritis reumatoide.

La especie Urtica dioica presenta importantes propiedades antioxidantes demostradas recientemente en experimentos realizados in vitro e in vivo. Estas propiedades se deben a los componentes fenólicos del extracto, lo que justifica la aplicación del mismo en diversas patologías inflamatorias.

Otro tipo de patologías caracterizadas por procesos inflamatorios y alteraciones del sistema inmune son las que afectan a la mucosa intestinal, como son la colitis ulcerosa y enfermedad de Crohn.

Las propiedades antioxidantes e inhibidoras de la peroxidación lipídica justifican la actividad protectora hepática de la ortiga.

Las actividades antiagregante plaquetaria, hipotensora y disminuidora de los niveles plasmáticos de colesterol presentadas por la ortiga justificarían la utilización popular de esta especie en la prevención de patologías cardiovasculares, como la aterosclerosis e hipertensión.

La actividad diurética de la ortiga se ha puesto de manifiesto cuando se administra por vía intravenosa, pero no se ha confirmado en ensayos realizados por vía oral.

También se ha evidenciado en la ortiga actividad a nivel del Sistema Nervioso Central: reducción de la actividad espontánea y temperatura corporal y actividad analgésica y del Sistema Nervioso Periférico: actividad anestésica local.

En cuanto al metabolismo glucícido se ha demostrado recientemente que la ortiga es capaz de inhibir a la alfa-glucosidasa, por lo que podría utilizarse para el control de la hiperglucemia en pacientes con diabetes tipo 2, no dependientes de insulina.

Un extracto acuoso de Urtica dioica produce una inhibición significativa de la actividad adenosin desaminasa del tejido prostático, que podría ser uno de los mecanismos que justifiquen el efecto beneficioso de la ortiga en el cáncer prostático.

ortiga-urtica-dioica-urtica-urens-urtica-pilulifera-dibujo
ortiga (urtica dioica, urtica urens,urtica pilulifera)

Efecto por sistemas del tratamiento con ortiga

  • SISTEMA DIGESTIVO

La ortiga alivia la diarrea y la flatulencia1. Estimula la función del hígado y riñones, contribuyendo a mejorar la eliminación de tóxinas1,3. Una de las funciones mejor establecidas, es que la ortiga contribuye a reducir la glucosa en sangre1,2,3.

Algunas autoras indican que las semillas mejoran el funcionamiento de la tiorides y reducen el bocio1.

Útil en el tratamiento de colitis ulcerosa y enfermedad de Crohn3.

  • SISTEMA RESPIRATORIO

Se han indicado los siguientes efectos en el sistema respiratorio si bien solo en una de las fuentes consultadas (referencia 1):

Despeja el catarro en caso de tos, bronquitis, fiebre del heno y asma. Las semillas o el zumo fresco se emplean para las fiebres y trastornos pulmonares.

  • SISTEMA INMUNITARIO

La ortiga es desintoxicante e inmunoestimulante. Antihistamínico para alergias como el asma y la fiebre del heno. Se emplea, con un uso bien respaldado, en el tratamiento de la rinitis alérgica y la artritis reumatoide.

Algunas autoras indican un efecto antibacteriano contra el estafilococo aureus y el estafilococo albus1.

  • SISTEMA REPRODUCTOR

La ortiga estimula la producción de leche en madres lactantes1. Regula la menstruación y reduce el sangrado excesivo1,4. La ortiga es rica en hierro1,3,4.

  • SISTEMA URINARIO

Todos los manuales consultados avalan las propiedades diuréticas de la ortiga, sin embargo, el manual de INFITO4 indica de forma explícita que esta propiedad solo ha sido comprobada intravenosamente, no mediante extractos tomados por vía oral.

Algunas autoras indican que la ortiga ablanda los cálculos y la arenilla1, ayudando a prevenir la enuresis y la incontinencia urinaria1,2. Fomenta la expulsión de ácido úrico, bueno para la gota y la artritis.

La raíz de ortiga se emplea para la hipertrofia benigna de próstata y los problemas a ella asociados1,2.

  • PIEL

Depurativo y antiinflamatorio; limpia la piel en los eccemas, urticaria y otros trastornos cutáneos crónicos1,2,4.

  • USO EXTERNO

Se frota la piel con las ortigas frescas para estimular la circulación, para la mala circulación periférica y para el dolor y la hinchazón en la artritis1,2,3.

Se emplea su zumo fresco o en infusión, para cortes, heridas, hemorroides, quemaduras por calor y por agua caliente, picaduras y aguijones de insectos e irritación por las propias ortigas1.

Composición química de la ortiga

Hojas:

  • Ácidos Fenoles: Ésteres del ácido cafeico: especialmente el ácido cafeilmálico en Urtica dioica (hasta 1,6%), ausente en Urtica urens; ácido clorogénico (0,5%) y pequeñas cantidades de ácido neoclorogénico y ácido cafeico libre en ambas especies.
  • Flavonoides: Principalmente kanferol, quercetina e isorhamnetina. También se encuentran sus heterósidos: rutinósido del kanferol y quercetina y glucósido de isorhamnetina. También flavonoides derivados del quercetol, kemferol y ramnetol.
  • Mucílagos.
  • Sales Minerales (hasta un 18%): hierro, calcio, sílice, azufre, potasio y manganeso.
  • Otros Constituyentes: Ácido 13-hidroxioctadecatrienoico, escopoletina, sitosterol, y su glucósido en 3, glucoproteínas, aminoácidos libres y una proporción elevada de clorofila a y b (2,5-3%).
  • Los pelos de las hojas contienen acetilcolina, histamina, serotonina y pequeñas cantidades de leucotrienos.

Raíz: agutinina (01,%), escopoletina, sisterol, lignanos, ceramidas, ácidos grasos, monoterpendioles.

Frutos: mucílago, proteinas, tocoferoles, muy ricos en ácido linoleico.

ortiga-urtica-dioica-hoja-y-flores

CONTRAINDICACIONES

Hojas: En caso de insuficiencia renal o cardíaca, salvo prescripción y bajo control médico.

Se ha de utilizar con precaución cuando se consume simultáneamente con fármacos diuréticos, sedantes, antihiperglucemiantes y antihipertensivos, ya que se puede producir una potenciación de los efectos de estos fármacos.

EFECTOS SECUNDARIOS

Las hojas frescas producen una acción fuertemente irritante sobre la piel.

Los efectos adversos de la utilización terapeútica han sido de poca relevancia en los ensayos clínicos.

La raíz puedo ocasionalmente producir molestias gástricas y reacciones alérgicas cutáneas.

No se han descrito efectos tóxicos.

POSOLOGÍA

Para uso interno y externo

Uso interno

Hojas:

Posología recomendada por la ESCOP para adultos:

  • 1-2 cápsulas al día de 210 mg de polvo de partes aéreas de ortiga valorado en flavonoides.
  • 3-5 g de la hoja como infusión, hasta tres veces al día.
  • Tintura 1:5 (25% etanol) 2-6 ml, tres veces al día.
  • 0,77 g de extracto (7:1), dos vecces al día
  • 10-15 ml de ugo fresco, hasta tres veces al día.

La posología diaria recomendada por la Comisión E es de 8-12 g de droga o preparaciones equivalentes.

Raíces:

Posología recomendada por la ESCOP y las monografías de la OMS para adultos:

  • 4-6 g/dia de droga en infusión
  • 600-1200 mg de extracto seco 5:1 (metanol 20%)
  • 1,5-7,5 ml de extracto fluido 1:1 (metanol 40%)
  • 5 ml/día de extracto etanólico (1:5, etanol 40%)

La posología diaria recomendada por la Comisión E es de 4-6 g de droga o preparaciones equivalentes.

Uso externo

Adultos:

Hojas frescas de ortiga aplicadas en la zona dolorida de la piel, treinta segundos una vez al día.

Referencias:

1. El tutor de las plantas medicinales. Autora: Anne McIntyre

2. Fitoterapia. Vademecum de prescripción. Bernat Vanaclocha y Salvador Cañigueral

3. Plantas para enfermedades reumáticas. INFITO

4. Atlas ilustrado de las plantas medicinales. David Hoffmann