Propiedades sedantes del espino albar

Crataegus monogyna espino albar 2

Concluimos este mes dedicado a analizar las propiedades terapeúticas del espino albar con sus propiedades sedantes, que lo pueden hacer útil en el tratamiento del insomnio y la ansiedad.

Es importante comenzar aclarando que estas propiedades están lejos de estar tan demostradas como las que muestra en el sistema cardiovascular y que hemos venido comentando en detalle.

El espino albar o blanco (Craetagus monogyna) es un árbol de hoja de caduca, natural de climas templados, que produce racimos de flores blancas o rosadas a finales de la primavera. El espino albar proporciona unas medicinas excelentes para el corazón y la circulación. Se utilizan como droga las flores y hojas de las sumidades floridas desecadas.

Los principales componentes de la sumidad de espino blanco son flavonoides y proantocianadinas. Los primeros son abundantes en las inflorescencias y los segundos en las hojas.

Se trata de una de las plantas medicinales más empleadas en Estados Unidos y en Europa, especialmente en Alemania, donde es medicamento de prescripción. En medicina tradicional se ha utilizado como sedante en el tratamiento del insomnio y la ansiedad.

INFITO (Instituto de Investigaciones sobre Fitoterapia) ha incluido el espino blanco como una de sus plantas de referencia en el tratamiento del insomnio. Bien es cierto que las principales son la Amapola de California, Pasiflora y Valeriana pero en el grupo de apoyo encontramos el espino junto al lúpulo, tila, amapola, lavanda o melisa.

Propiedades sedantes del espino albar. Actividad sobre el Sistema Nervioso Central (SNC)

Aunque no existen excesivas referencias bibliográficas que avalen los efectos sobre el SNC, la medicina tradicional indica que esta planta medicinal induce un efecto sedante principalmente en estados de nerviosismo asociados a una aceleración del ritmo cardíaco.

Sin embargo, si existen estudios que avalan estas propieadades sedantes atribuidas a espino blanco:

  • Extractos de sumidad de espino albar han demostrado ligera actividad depresora del Sistema Nervioso Central en diversos modelos animales, aumentando el tiempo de sueño inducido por barbitúricos y disminuyendo la motilidad espontánea.
  • En un ensayo clínico aleatorizado, controlado y frente a placebo realizado sobre 36 voluntarios con hipertensión moderada, se observó que en el grupo que recibió una dosis de 500 mg/día de extracto de espino blanco durante 10 semanas, no sólo se consiguió una reducción mantenida de los valores de presión diastólica al final del tratamiento, sino que se evidenció un constatable efecto ansiolítico a diferencia de lo que ocurría tanto en el grupo placebo como en los que se aplicaron otros tra tamientos.
  • Similares resultados se han encontrado en el estudio clínico, aleatorizado y frente a placebo realizado sobre 264 pacientes con ansiedad, publicado por Hanus y cols. (2004). En este caso se empleó un preparado que contenía espino blanco, amapola de California y magnesio.

El espino blanco se ha empleado en alteraciones leves del SNC: Ansiedad, estrés y problemas del sueño. El Vademecum de fitoterapia referido al final indica el espino albar como coadyuvante en el tratamiento de la ansiedad, insomnio y manifestaciones clínicas atribuibles a alteraciones neurovegetativas.

Contraindicaciones

No se han descrito interacciones con otros medicamentos. Sin embargo, se estima que puede potenciar los efectos de medicamentos cardíacos como la digoxina y los betabloqueantes. Se recomienda no asociar con heteróxidos cardiotónicos ni benzodiazepina, excepto bajo control de un especialista.

Efectos secundarios

Se considera que posee un amplio margen terapéutico. Los ensayos clínicos demuestran una buena tolerabilidad y una baja incidencia de efectos adversos que son de escasa gravedad y poco duraderos (náuseas, cefalea, sudoración, trastornos digestivos leves, erupciones de escasa gravedad y una ligera bradicardia).

Precauciones

No se han descrito efectos por sobredosificación, ni teratogénicos, mutagénicos ni carcinogénicos.

Por falta de datos, no se recomienda su uso durante el embarazo, excepto bajo prescripción y control médico.

Precauciones especiales:

Si tras seis semanas en tratamiento los síntomas persisten o si aparecen edemas maleolares, se debe consultar al médico.

Si aparece disnea o dolor en la región precordial que irradie hacia los brazos, parte superior del abdomen o cuello, es conveniente acudir de inmediato a una revisión médica.

Fuentes:

  1. Plantas medicinales para el insonmio. INFITO.
  2. Fitoterapia. Vademecum de prescripción. 4ª Edición. Autores: Bernat Vanaclocha y Salvador Cañigueral

Articulos relacionados

Artículos Relacionados

Deja un Comentario