Propiedades farmacológicas cardiovasculares del espino albar

 espino albar flor crataegus_monogyna

Estas semanas estamos viendo las, hasta cierto punto (por desconocidas), asombrosas propiedades del espino albar a la hora de tratar problemas cardiacos y circulatorios. La pasada semana veíamos en Espino albar, extraordinaria planta medicinal para los problemas de corazón, una aproximación general a estas propiedades. La semana que viene nos centraremos en los ensayos clínicos donde estos efectos se han puesto de manifiesto. Hoy nos centramos en analizar con más detalle las propiedades farmacológicas cardiovasculares del espino albar.

El espino albar o blanco (Craetagus monogyna) es un árbol de hoja de caduca, natural de climas templados, que produce racimos de flores blancas o rosadas a finales de la primavera. El espino albar proporciona unas medicinas excelentes para el corazón y la circulación. Se utilizan como droga las flores y hojas de las sumidades floridas desecadas.

Los principales componentes de la sumidad de espino blanco son flavonoides y proantocianadinas. Los primeros son abundantes en las inflorescencias y los segundos en las hojas. Entre los demás componentes se pueden destacar los ácidos cafeico y clorogénico, aminas aromáticas, ácidos triterpénicos pentacíclicos.

Propiedades farmacológicas cardiovasculares del espino albar

La mayor parte de los estudios experimentales han sido realizados con extractos hidroalcohólicos estandarizados (en su contenido en procianidinas oligoméricas (18,75%) y/o flavonoides (2,2%).

¿Cuál es el mecanismo de espino albar para las enfermedades cardiovasculares?

En la actualidad, se acumulan pruebas de varios estudios in vivo e in vitro de que los extractos de espino ejercen una amplia gama de propiedades farmacológicas cardiovasculares:

  • Actividad antioxidante.
  • Efecto inotrópico positivo (mejora la capacidad de contracción muscular).
  • Disminuye la excitabilidad cardiaca.
  • Prolonga el periodo refractario de la célula miocárdica.
  • Aumenta la velocidad de conducción intracardiaca de la excitación (efecto dromotrópico positivo)
  • Efecto antiinflamatorio.
  • Efecto de remodelación anticardiaco (respuesta progresiva del corazón al daño agudo y crónico sin importar su etiología).
  • Efecto de agregación antiplaquetaria. Contribuye a prevenir trombos y los ataques cardíacos.
  • Efecto vasodilatador.
  • Efecto protector endotelial. Previene la acumulación de ateroesclerosis.
  • Reducción de la migración y proliferación de células musculares lisas.
  • Efecto protector contra isquemia / lesión por reperfusión.
  • Refuerza y protege el músculo cardíaco.
  • Efecto antiarrítmico. Regula el ritmo del corazón.
  • Efecto hipolipemiante. Reduce el colesterol dañino (LDL).
  • Reducción la tensión arterial.

El efecto sobre la fuerza de contracción del corazón ha sido confirmado en miocitos cardíacos y órganos aislados (corazón de cobaya), verificando también su capacidad para prolongar el periodo refractario y disminuir el consumo de oxígeno, por lo que, a diferencia de lo que ocurre con algunos fármacos cardiotónicos, además de mejorar la contracción, actúa como antiarrítmico.

Entre los mecanismos de acción propuestos que justifiquen esta actividad inotrópica y cardioprotectora frente a fennónmenos de isquemia cardiaca figuran:

  • Posible bloqueo de la ATPasa Na+/K+
  • Inhibición de fosdodiesterasa III.
  • Inhibición de la síntesis de trombboxano A2 y estimulación de la síntesis de prostaciclina (PPGI2)
  • La actividad antiarrítmica parece estar relacionada con el bloqueo de corrientes repolarizantes de potasio en células cardíacas, de forma semejante a como lo hacen algunos fármacos de reconocida actividad antiarrítmica (amiodarona).

Por otro lado, las revisiones de los ensayos controlados con placebo han informado mejoras tanto subjetivas como objetivas en pacientes con formas leves de insuficiencia cardíaca (NYHA I-III), hipertensión e hiperlipidemia.

Fuentes:

  1. Effect of Crataegus Usage in Cardiovascular Disease Prevention: An Evidence-Based Approach
  2. Fitoterapia. Vademecum de prescripción. 4ª Edición. Autores: Bernat Vanaclocha y Salvador Cañigueral

Articulos relacionados

Artículos Relacionados

Deja un Comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.