Aceites esenciales y estado de ánimo

aceites-esenciales-estado-animo

Los aceite esenciales son productos naturales con una gran tradición de uso en fitoterapia y aromaterapia. Hoy vamos a ver los efectos de diversos aceites esenciales sobre el estado de ánimo. Un tema apasionante y de gran vigencia.

Para arrancar, vamos a partir de la interesante exposición, Aceites esenciales y estado de ánimo, realizada por Roser Vila Casanovas en el 9º Congreso de Fitoterapia de SEFIT, que tuvo lugar en Menorca en 2017. Roser Vila pertene a la Facultat de Farmàcia i Ciències de l’Alimentació de la Universitat de Barcelona.

Iremos completando la información que ella presentó con la obtenida a través de otras fuentes que iré indicando en las referencias finales según el artículo vaya extendiéndose.

Los aceites esenciales

Un aceite esencial obtenido a partir de plantas medicinales es una mezcla de varias sustancias químicas biosintetizadas por las plantas, que dan el aroma característico de algunas flores, árboles, frutos, hierbas, especias o semillas.

Se trata de productos químicos intensamente aromáticos, no grasos, volátiles y ligeros (poco densos). Son insolubles en agua, levemente solubles en ácido acético y solubles en alcohol, grasas, ceras y aceites vegetales. Se oxidan por exposición al aire.

La aromaterapia es una rama de la fitoterapia que usa los aceites esenciales extraídos de ciertas plantas medicinales para prevenir, aliviar o curar ciertos trastornos de salud.

La tradición en el uso de aceites esenciales para mejorar el estado de ánimo o de salud llega desde la antigüedad. Actualmente, está muy extendido su empleo para tratar la ansiedad, el estrés, la depresión, el insomnio, mejorar el estado de ánimo, la atención o la memoria.

Efectos en el organismo de los aceites esenciales

Aunque para algunos aceites esenciales es limitado el conocimiento sobre los mecanismos a través de los cuales tienen lugar los efectos que producen, sí que son bien conocidas algunas vías de acción.

Los principios activos presentes en los aceites esenciales son absorbidos, bien sea por vía inhalatoria, por vía tópica externa (transdérmica) o por vía interna (oral). Pasan a la circulación sanguínea y llegan al cerebro, donde interactuarán con diferentes tipos de receptores, canales

iónicos y enzimas, produciendo una variedad de actividades farmacológicas.

Los efectos de un aceite esencial sobre el estado de ánimo y emocional pueden ser prácticamente instantáneos y son el resultado de una actuación tanto directa como indirecta a nivel del Sistema Nervioso Central (SNC).

En la aromaterapia, el estímulo olfativo accede directamente al cerebro, en concreto a la corteza primaria y al sistema límbico, en particular la amígdala y el hipocampo, generando una respuesta inmediata tanto en relación a la percepción del olor como emocional.

El olor del aceite esencial desencadena un respuesta del hipotálamo y, por tanto, del control de hormonas y neurotransmisores. Las respuestas que surgen tras la percepción del olor dependen tanto del aceite esencial como de la persona.

La evaluación del efecto que provocan los aromas en nuestras emociones se realiza a partir de apreciaciones tanto subjetivas (agrado-desagrado, intensidad, …) como objetivas. Estas últimas se refieren al estudio de las respuestas generadas a nivel de Sístema Nervioso Autónomo (SNA) tras la olfacción del aroma (frecuencia cardíaca y respiratoria, presión arterial, conductancia de la piel, frecuencia de parpadeo, …), y al estudio del registro de la actividad cerebral (EEG) y de imágenes cerebrales que se ven modificados por los estímulos olfativos.

Aceites esenciales y estado de ánimo

Los aceites esenciales pueden ser más seguros que otros fármacos convencionales empleados en el tratamiento de afecciones del SNC: antipsicóticos, inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, benzodiacepinas, etc.

De todos modos, el cuerpo de conocimiento científico en este campo adolece de algunas limitaciones, tanto en algunos estudios anteriores (sobre todo en los antiguos), como en los aceites y propiedades investigadas.

A pesar ello, algunas cosas van quedando claras.

ACEITE ESENCIAL DE LAVANDA1: El aceite esenciale de lavanda (Lavandula angustifolia) es uno de los más estudiados. Entre sus propiedades destacan: sedante, ansiolítica, antidepresiva y anticonvulsivante, debidas en buena parte a su componente mayoritario linalol.

En el ser humano, la inhalación del aceite esencial de lavanda provoca una disminución de la presión arterial, frecuencia cardíaca y temperatura de la piel, así como un incremento de la actividad alfa y theta en diferentes regiones cerebrales y una mejora del estado de ánimo, produciendo un efecto de relajación. En clínica, administrado por vía oral, ha mostrado eficacia similar a la del lorazepam y la paroxetina en pacientes con trastorno de ansiedad generalizada.

ACEITE ESENCIAL DE ROMERO1: el aceite esencial de romero (Rosmarinus officinalis), tras inhalación, roduce un incremento significativo de la presión arterial, frecuencia cardíaca y frecuencia respiratoria, junto con una disminución de la actividad alfa y un incremento de la actividad beta a nivel cerebral, aumentando el estado de alerta y provocando un efecto estimulante, que se ha relacionado principalmente con el 1,8-cineol, uno de sus componentes mayoritarios.

ACEITES ESENCIALES DE CITRUS1: Unos de los aceites esenciales que cuentan con una larga tradición de empleo por sus efectos relajantes son los obtenidos a partir de diferentes especies de Citrus, tales como el de limón (C. limon), flor de azahar (C. aurantium), naranja dulce (C. sinensis) o bergamota (C. bergamia). En general, tras inhalación, provocan una disminución de la presión arterial y frecuencia cardíaca, así como un efecto relajante, disminución del estrés y ansiedad, y mejora del estado de ánimo. Estos efectos son debidos, en parte, al limoneno, uno de sus principales principios activos.

ACEITE ESENCIAL DE MANZANILLA ROMANA2: el aceite esencial de Manzanilla romana (Chamaemelum nobile o Anthemis nobilis) se utiliza en el tratamiento del insomnio. Modo de uso: Respirar profundamente 4 a 5 veces el aceite esencial desde el frasco abierto, por la noche antes de acostarse. Repetir si es necesario.

ACEITE ESENCIAL DE VERBENA2: el aceite esencial de verbena (Verbena officinalis) se utiliza para tratar la depresión. Modo de uso: 1 gota del aceite esencial en una cucharada de miel de lavanda y diluir en una infusión de tomillo recién preparada. Preparar y beber 3 veces al día

ACEITE ESENCIAL DE MEJORANA2: el aceite esencial de mejorana (Origanum majorana)se utiliza para tratar el estrés. Modo de uso: 1 gota de aceite esencial puro a aplicar sobre la piel del plexo solar y en la cara interna de las muñecas.

Referencias:

1. Aceites esenciales y estado de ánimo, Roser Vila Casanovas. 9º Congreso de Fitoterapia de SEFIT, que tuvo lugar en Menorca en 2017.

2. Aromaterapia práctica, Dr. Richard Pinto. XI congreso internacional de fitoterapia “ciudad de Oviedo”, celebrado entre el 13 y 15 de abril de 2018.

Articulos relacionados

Artículos Relacionados

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.