Recogida o recolección de plantas medicinales

recoleccion-recogida-plantas-medicinales

En el momento de la recogida, o recolección como sería mejor decir en América, de las plantas medicinales hay que tener claro que parte de la planta queremos recolectar de acuerdo a nuestros intereses y cual es el mejor momento hacerlo, puesto que esto depende de la parte concreta de la planta que nos interesa. Hay que es escoger las plantas de aspecto más saludable, libres de enfermedades o plagas.

Por otra parte, es bien importante que las plantas, además de estar sanas, se encuentren alejadas de zonas que hayan sido fumigadas o de carreteras, industrias o ganado. Para no poner en peligro el cultivo de alguna planta determinada y que otras personas, o nosotros mismas pasado un tiempo, puedan disponer de ellas siempre es recomendables recoger solo unas pocas flores u hojas de cada planta. El mejor recipiente para hacerlo es una cestra de fondo plano y, si queremos ser estetas, mejor que sea de mimbre, por si alguien nos saca una fotografía.

Recogida o recolección de plantas medicinales

Dependiendo de la parte de la planta medicinal que deseemos se pueden seguir las siguientes recomendaciones:

Hojas y flores

El mejor momento para recolectar las hojas de las plantas aromáticas es cuando están a punto de abrirse las flores, puesto que es cuando el contenido en aceite esenciale es mayor. Las flores y las sumidades floridas se deberían recoger cuando falte poco para la plena floración. Como norma general, se deben recoger en tiempo seco, por la mañana pero cuando se haya secado el rocío. Se pueden recoger con los dedos (a no ser que tengan peciolos muy duros, como la milenrama), procurando no dañar la planta.

En temporada de crecimiento de las plantas es conveniente utilizarlas recién recogidas aunque siempre se pueden secar o congelar algunas para las épocas del año en que no estén disponibles, que es la mayor parte.

Raíces y rizomas

El mejor momento para recoger las raíces y rizomas de las plantas medicinales es cuado ya han muerto las partes aéreas de las plantas, en otoño, o en primavera, antes de que vuelvan a crecer, puesto que es cuando su contenido en nutrientes es mayor. Se pueden extraer con una laya u horca, procurando no perforar la piel exterior.

Semillas

Las semillas se han de recoger cuando estén maduras y antes de que caigan. Se puede cortar la inflorescencia y envolverla en una bolsa de papel que sujetamos con un cordel o una goma elástica de tal forma que, al ponerlas boca abajo, las semillas caigan en ella cuando la inflorescencia se seque. Es conveniente que este proceso se lleve a cabo en una habitación seca y bien ventilada.

Las semillas se guardan en sobres, en papel de plata o en cajas de madera, por ejemplo, y se recomienda etiquitarlas con el nombre de la planta y la fecha de recogida, del mismo modo que se debe hacer tras el secado de hojas y/o flores.

Cortezas

Si lo que se necesita es la corteza lo mejor es cortarla de ramas enteras que se han podado previamente, puesto que si arrancamos la corteza del árbol vivo podríamos dañarlo.

Articulos relacionados

Artículos Relacionados

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.