Plantas medicinales a evitar junto a medicamentos anticoaguantes

castaño-de-indias anticoagulantes

El consumo de plantas medicinales es una práctica habitual que ha aumentado en los últimos años y es frecuente su utilización en combinación con medicamentos de prescripción médica. En muchas ocasiones, la mayoría de las veces, incluso, ni el usuario de las plantas medicinales se lo comunica a su médico ni éste le pregunta al paciente sobre esta posibilidad.

Los productos a base de plantas medicinales presentan efecto terapéutico atribuido a su contenido en principios activos con actividad farmacológica. Se han descrito algunas interacciones de relevancia clínica entre plantas y medicamentos. Por ello, estos productos se deben considerar como posible origen de reacciones adversas e interacciones medicamentosas en los pacientes. En este artículo, en permanente actualización, vamos a ir señalando las plantas medicinales que pueden estar contraindicadas con los medicamentos anticoagulantes.

En cualquier caso, las propiedades de las plantas medicinales y sus interacciones con diferentes medicamentos están sujetas a modificaciones a partir de nuevos estudios por lo que es importante consultar con expertos o expertas o alguna monografía fidedigna antes de decidirnos a utilizar cualquier planta medicinal.

Plantas medicinales a evitar junto a medicamentos anticoagulantes

Los tratamientos con anticoagulantes orales de tipo cumarínico presentan alto riesgo por el difícil control de su efecto terapéutico y las potenciales interacciones que presentan. El control periódico de los tiempos de coagulación (INR) es trascendental para un tratamiento adecuado y sin complicaciones.

Entre las plantas medicinales que pueden alterar la concentración del fármaco en sangre y alterar el INR se encuentran:

  • Agrimonio (Agrimonia aupatoria)
  • Ajo (Allium sativum)
  • Angélica China (Angelica polymorph var. Sinensis)
  • Arándano rojo grande (Vaccinium macrocarpon)
  • Árbol del pomelo (Citrus paradisi)
  • Buchú (Agathosma betulina)
  • Castaño de Indias (Aesculus hippocastanum)
  • Cimífuga (Cimifuga racemosa)
  • Cúrcuma (Curcuma longa). Evitar grandes dosis
  • Espino albar (Crataegus monogyna). Puede potenciar los efectos de los betabloqueantes
  • Fenugreco (Trigonella foenum-graecum). Con precaución
  • Fresno espinoso (Zantoxylum americanum)
  • Ginkgo (Ginkgo biloba)
  • Ginseng Coreano (Panax ginseng)
  • Hipérico (Hypericum perforatum)
  • Jengibre (Zingiber officinale)
  • Lapacho (Tabebuia impetiginosa)
  • Manzanilla de Castilla (Matricaria recutita)
  • Milenrama (Achillea millefolium)
  • Sargazo versiculoso (Fucus versiculosus)
  • Sauquillo (Viburnum oppulus)
  • Seta Shiitake (Lentinula edodes). Emplear los extractos hidrosolubles con precaución.
  • Trébol rojo (Trifolium pratense)
  • Ulmaria (Flipendula ulmaria). Posible interacción con anticoagulantes
  • Viburno Americano (Viburnum prunifolium). Evítese en combinación con warfarina y heparina.
  • Zarzaparrilla (Smilax ornata). Evítese en combinación con warfarina.

Referencias:

9º Congreso Fitoterapia SEFIT. Libro de Resúmenes

El tutor de las plantas medicinales. Autora: Anne McIntyre.

Articulos relacionados

Artículos Relacionados

Deja un Comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.