Las plantas medicinales españolas tienen pequeñas cantidades de metales pesados

infusion plantas medicinales te

A finales de enero de este 2018 se hizo publicó un estudio que concluía que las plantas medicinales cultivadas en España (y probablemente en la mayor parte del mundo) presentan pequeñas cantidades de metales pesados derivados de la actividad industrial. Aunque en principio los titulares pudieron causar cierta alarma, una lectura detallada del estudio y de las declaraciones de sus autores quitaron mucho hierro al asunto, si se me permite la broma.

El estudio fue realizado por científicos del servicio de Toxicología del Hospital Universitario del Parque Tecnológico de la Salud Universidad de Granada (España), en colaboración con la Universidad Johns Hopkins (Baltimore, Estados Unidos) y la Universidad de Columbia (Nueva York, Estados Unidos). Se analizaron 220 muestras de 12 plantas medicinales obtenidas en supermercados así como herbolarios y mercados tradicionales.

De las 220 muestras analizadas, tan sólo el 4,6% presentaba niveles de estos metales ligeramente superior a lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS): 0,3 miligramos por kilo. Sin embargo, se encontró que el 96,8% de las plantas medicinales contienen metales pesados y minerales, aunque en concentraciones muy pequeñas. Se considera que estas concentraciones no son perjudiciales para la salud pues los niveles son bajos, menor aún el porcentaje que pasa a la infusión y menor aún lo retenido por nuestro organismo, teniendo en cuenta que la cantidad de metal que se absorbe en el intestino también es mínima.

La presencia de metales pesados en muchas de las plantas medicinales que utilizamos es debida a que los metales se encuentran en el suelo de cultivo, debido a la actividad industrial y a los vertidos realizados por ésta. Por eso hay que tener mucho cuidado con los cultivos que se realizan en los suelos cercanos a las zonas industriales.

Una alternativa muy interesante para evitar este problema llega con los cultivos de plantas bio. En España hay un control muy estricto a la hora de vañidar un sello de cultivo ecológico o bio, por lo que se asegura la máxima calidad de las plantas. En estos casos, se controla el tipo de suelo donde se cultiva, pero también el de su alrededor, y se realiza un estudio para saber si en los terrenos circundantes se ha hecho una pulverización de insecticidas, pesticidas y herbicidas.

En suma, nada nuevo o inesperado se puede concluir de este estudio. Nuevos datos que sumar a los que ya nos hablaban de la presencia de metales pesados en el pescado o en la leche materna. Consecuencias lógicas de nuestro incontrolado desarrollo industrial. De momento, no parece dársele mucha importancia aunque este será un problema que seguirá creciendo en el futuro. Alertas quizás interesantes sobre la dirección de nuestro modelo civilizatario y sus consecuencias.

Articulos relacionados

Artículos Relacionados

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.