La noche de San Juan y las 7 hierbas mágicas

milenrama 7 hierbas magicas

Cambiamos hoy un poco de estilo, abandonando el estudio riguroso, dentro de mis posibilidades, de las propiedades terapeúticas de las plantas medicinales, para retomar una leyenda interesante relativa a la noche de San Juan y las 7 hierbas mágicas que he encontrado en el Discurso de Iltre. Sra. María José Alonso Osorio sobre las Plantas Medicinales: del uso tradicional al criterio científico, allá en 2010.

Esta leyenda nos dice que al ser la noche de San Juan, 23 de junio, coincidente con el solsticio de verano, la noche más corta del año, los malos espíritus están debilitados y se puede conseguir una protección antes sus malas artes y las enfermedades que traen consigo para el resto del año.

Para lograr esto se preparan hogueras que arderán durante toda la noche para prolongar en ella la luz del día.

La noche de San Juan es la noche idónea para recoger las 7 hierbas mágicas: artemisa, crisantemo de los prados, hiedra terrestre, hipérico, milenrama, rusco, salvia.

Según recoge María José Alonso Osorio los usos tradicionales de cadas una de estas plantas eran los siguientes:

  • Artemisa, para los males de la mujer
  • Crisantemo de prado, simboliza el sol y la inmortalidad
  • Hiedra terrestre, para invocar a los espíritus de la naturaleza
  • Hipérico, la sangre de San Juan tiene poderes mágicos y curativos; ahuyenta los malos espíritus; devuelve la alegría al espíritu ( San Juan representa la luz divina que nos libera de las tinieblas )
  • Milenrama, potencia los poderes adivinatorios
  • Rusco, para agilizar la sangre
  • Salvia, para la longevidad

Esta tradición, que arranca de antiguo, se ha adentrado en nuestro siglo y se mantiene principalmente en aquellas regiones herederas de la tradición celta. Según esta tradición, hadas malvadas, duendes, magos malignos…. eran puestos en fuga y se alejaban de las casas en cuyas ventanas colgaran ramitos de hipérico recogidos, antes del alba, la noche de San Juan.

Durante la Edad Media el hipérico se utilizaba en los exorcismos y se creía que si se dormía la noche de San Juan con un ramito de Hipérico bajo la almohada, San Juan protegía al durmiente de la muerte para todo el año.

También utilizaban el hipérico las mujeres que querían casarse. Colocaban un ramito de hipérico en la cabecera de la cama, si a la mañana siguiente seguía fresco esto era señal de que se casarían durante el año.

Articulos relacionados

Artículos Relacionados

Leave a Comment