Efecto terapeútico de la silimarina en el tratamiento de la enfermedad del hígado graso no alcohólico

cardo-mariano-silybum-marianum-semillas

Resumimos hoy los resultados de un interesante metaanálisis realizado en 2017 sobre el efecto terapeútico de la silimarina (extracción activa de las semillas de cardo mariano (silybum marianum)) en el tratamiento de la enfermedad del hígado graso no alcohólico.

El cardo mariano es natural de los países meditarráneos y se ha naturalizado en Norteamérica, Europa y Asia. Se caracteriza por las formas blancas de sus hojas serradas, que parecen manchas de leche. Se utilizan sus semillas desde hace siglos para tratar trastornos de hígado y vesícula.

Efecto terapeútico de la silimarina en el tratamiento de la enfermedad del hígado graso no alcohólico

La silimarina es uno de los principales principios activos presentes en las semillas de cardo mariano, en proporciones entre 1,5-3%.

La silimarina ha demostrado poseer propiedades:

  • Antihepatotóxicas
  • Antioxidante
  • Antiinflamatoria
  • Antialérgica
  • Antitumoral (in vitro)
  • Anticolesterémica (in vivo)

 cardo mariano silybum marianum semillas

Enfermedad del hígado graso no alcohólico

Dado que la sobrealimentación y la inactividad se han vuelto cada vez más regulares, la enfermedad del hígado graso no alcohólico es uno de los trastornos hepáticos crónicos más comunes y emergentes en todo el mundo.

La plaga de obesidad a lo largo y ancho del mundo agrava los problemas. El hígado sirve como un órgano principal para catabolizar los lípidos, la glucosa, las proteínas y otros nutrientes en el cuerpo. Cuando la ingesta excesiva supera al hígado aparecen trastornos metabólicos sistemáticos.

Por ello, la comunidad médica considera necesario desarrollar un fármaco prometedor y potente en el tratamiento de la enfermedad del hígado graso no alcohólico.

Resultados del metaanálisis

Durante años se ha venido analizando el papel de la silimarina en la salud del hígado. En el año 2017 investigadores de universidades de , realizaron un metaanálisis que recogiese las principales conclusiones alcanzandas en la investigación.

El metaanálisis llevó por título Efecto terapeútico de la silimarina en el tratamiento de la enfermedad del hígado graso no alcohólico: un metaanálisis (PRISMA de ensayos controlados aleatorios (The therapeutic effect of silymarin in the treatment of nonalcoholic fatty disease: A meta-analysis (PRISMA) of randomized control trials).

Un metaanálisis es una metodología para la revisión sistemática y cuantitativa de lainvestigación, ampliamente consolidada y aplicada en las Ciencias de la Salud. Ofrece las técnicas necesarias para acumular rigurosa y eficientemente los resultados cuantitativos de los estudios empíricos sobre un mismo problema de salud, permitiendo a los profesionales de la salud la adopción de decisiones bien informadas en sus respectivas áreas de trabajo.

Las revisiones sistemáticas y los metaanálisis se han consolidado como una herramienta fundamental para la práctica clínica basada en la evidencia.

En esta revisión se incluyeron 8 ensayos controlados aleatorios con un total de 587 pacientes. Los resultados mostraron que la silimarina redujo los niveles de AST (aspartato aminotransferasa) y ALT (alanina aminotransferasa) más significativamente que el grupo de control. En comparación con otras intervenciones, hubo diferencias significativas en la disminución de los niveles de AST y ALT cuando se utilizó solo la silimarina.

Por tanto, se concluyó que la silimarina tiene una eficacia positiva para reducir los niveles de transaminasas en pacientes con enfermedad del hígado graso no alcohólico (NAFLD, por sus siglas en inglés). La silimarina puede ser una fitoterapia alentadora y considerable para estos pacientes.

En los ensayos clínicos se observó que la silimarina podía revivir relativamente el hígado al reducir no solo el nivel de AST sino también el nivel de ALT en comparación con los regímenes controlados, lo que estaba de acuerdo con investigaciones anteriores.

Un estudio anterior ya demostró que la mejoría de las transaminasas demostró la reactivación de la función hepática en los pacientes con NAFLD, también predijo un mejor pronóstico y una menor incidencia de progresión a cirrosis hepática o CHC (carcinoma hepatocelular).

Hay resultados menos significativos en la restauración de TG ( acúmulo de triglicéridos) y TC (colesterol total). Sin embargo, mejorar la función hepática es un proceso a largo plazo y la duración y dosis de silimarina también son cruciales para el resultado final. Es justo creer que TG y TC finalmente mejorarán si se tratan con el régimen de dosificación racional en las investigaciones futuras.

Los autores de esta revisión también concluyeron que la silimarina es un fármaco seguro y de buena tolerancia y los resultados no eran dependiente de la dosis.

La silimarina, por tanto, podría ser una opción preferencial para los pacientes con NAFLD, especialmente la EHNA, en contraste con los agentes de trastornos antimetabólicos y los fármacos hepatoprotectores. Podría ser una terapia óptima si se conjuga con medicamentos contra el síndrome metabólico, por ejemplo, estatinas y modificaciones de estilo de vida como suplementos.

Según el conocimiento de los autores, este estudio ha informado la información más actualizada en este campo. En comparación con los estudios previos, todos los estudios incluidos en este metanálisis son estudios de alta calidad, todos los ensayos de baja calidad y pacientes no calificados se eliminaron, por lo que este metanálisis alcanzó el nivel de evidencia 1. Las conclusiones proporcionadas en este estudio son las más convincentes y sólidas.

Articulos relacionados

Artículos Relacionados

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.