Duchas vaginales con plantas medicinales

 duchas vaginales

Las duchas vaginales son otra forma de administración de las plantas medicinales por vía externa, en este caso mediante aplicación vaginal para tratar infecciones locales.

Es conveniente preparar una nueva infusión o decocción de las plantas medicinales, bien cargada, sin diluir, para cada aplicación. Se dejan enfriar hasta que adquieran una temperatura agradable.

Duchas vaginales con plantas medicinales

Se pueden utilizar de dos formas distintas, dependiendo de que el problema sea de la vagina externa o interna:

para la interna, mediante un aplicador de duchas vaginales, dejando que el líquido fluya al interior de la vagina. Es aconsejable sentarse en un bidé, dado que el líquido se saldrá rapidamente. No es necesario mantener el líquido dentro para que la ducha sea efectiva.

Para la externa, mediante un baño de asiento, llenando un recipiente ancho y poco profundo con un litro de infusión o con la cantidad necesaria para que el líquido alcance la zona afectada. Basta sentarse en el líquido, relajarse y esperar entre 10 y 15 minutos.

Suele ser conveniente repetir el proceso durante varios días, aplicándolo 3 o 4 veces cada día. Si tras una semana no se observa mejoría (unido al tratamiento por vía oral) es conveniente acudir a la consulta.

Articulos relacionados

Artículos Relacionados

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.