Cómo preparar vinos medicinales

Algunas platas medicinales, por su sabor o porque los principios activos no se disuelven en agua, pueden utilizarse en forma de disoluciones alcohólicas más o menos concentradas que se suelen denominar como vinos medicinales.

En estas preparaciones alcohólicas es conveniente utilizar siempre plantas secas puesto que si están frescas pueden provocar enmohecimiento. El alcohol es un excelente disolvente orgánico que permite la conservación del remedio terapéutico durante largo tiempo.

Preparación de vinos medicinales

Un vino medicinal no es más que una maceración de una planta en un líquido con un grado mayor o menor de alcohol.

Es conveniente utilizar una botella de vidrio (preferentemente de color ámbar o verde, para proteger de unos rayos lumínicos que pueden degradar el preparado), con cierre hermético (tapón de vidrio o corcho).

Una vez preparada la mezcla del vino y la planta, se expone al aire libre pero fuera del alcance del sol. El cambio de temperatura entre noche y día produce una oscilación térmica que generalmente favorece la extracción de los principios activos de la planta.

El tiempo que se debe mantener el proceso de preparado de los vinos medicinales es variable, a veces bastan unas horas y otras veces se puede dejar largo tiempo (clásicamente eran 21 días).

Algunos de los vinos medicinales más populares son los quinados (con corteza de quina), el pacharán o aguardiente de endrinos y los alcoholes de romero y de tomillo.

Fuente foto:

http://neuroyoga-tecnicas.blogspot.com.es/2015/02/hierbas-y-plantas-medicinales.html

Articulos relacionados

Artículos Relacionados

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.