Cómo infusionar el té dependiendo de la variedad

 infusiones de te

El es la infusión preparada con las hojas secas molidas o brotes del arbusto Camellia sinensis en agua caliente. Se trata de la segunda bebida más consumida en nuestra sociedad después del agua. Vamos a ver hoy cuánto tiempo y a qué temperatura se debe infusionar el té dependiendo de cada variedad.

Camellia sinensis es un arbusto ha crecido silvestre a lo largo de la historia en Extremo Oriente, aunque actualmente se cultiva en muchos otros lugares, incluso sobre terreno poco fértil utilizando terrazas. El arbusto tiene muchas ramificaciones, de entre 1 y 2 metros de altura, y puede alcanzar, aunque muy raramente, incluso los 12 metros. El principal productor mundial de té es China, seguido de India y, a bastante distancia, Kenia.

La planta de té se adapta mejor en climas tropicales y subtropicales, además necesita de lluvia aproximadamente 1250 mm por año. Varios de los mejores sembradíos de té se encuentran a más de 1500 metros de altura, este factor hace que crezca más lento y las hojas intensifiquen su sabor.

Se asocian al consumo de té innumerables propiedades medicinales que iré abordando progresivamente con el detenimiento que merecen, puesto que es habitual que exista controversia al respecto.

Cómo infusionar el té dependiendo de la variedad

El método original para preparar bebidas de té es usar hojas de té frescas en agua caliente que se arrancan directamente del arbusto. El sabor del té cambia mucho dependiendo del tipo. Las hojas de té frescas no se pueden almacenar por mucho tiempo, ya que fermentan o se estropean por la acción de microorganismos no deseados.

Por eso, la fermentación y el secado dirigidos se desarrollaron para que el te sea almacenable. Dependiendo del procedimiento y del material de partida, se crean numerosas cualidades de sabor diferentes. Hoy en día, se distinguen cuatro formas tradicionales que se diferencian en el grado de oxidación: té verde, té blanco, Oolong y té negro.

El objetivo detrás de la infusión es, por medio de la hidratación de las hojas sumergidas en agua, extraer todo el color, aroma, sabores y beneficios de las hebras de té. ¿El problema? Que además en el té se encuentran unos aceites amargos que, de ser extraídos, perjudicarán sustancialmente el sabor de la infusión.

Una creencia muy extendida respecto al té es que todos los tés se preparan igual, lo que veremos que no tiene nada de cierto. Añadir agua hirviendo a algunos tés puede quemar sus delicadas hebras, además de extraer los aceites amargos. Algo similar puede ocurrir si nos excedemos en el tiempo de preparación.

Por otra parte, cada variedad de té libera un contenido diferente de teína, el equivalente de la cafeína, así como una astringencia -amargor- concreta según el tiempo que lo dejemos en infusión. Por ejemplo, los tipos derivados del té verde liberan menos teína que los obtenidos de té negro, lo que también es importante en función de la utilidad que queramos dar a la infusión. No es cierto que si dejamos el té poco rato en el agua sea relajante y si lo dejamos mucho sea excitante. Por eso, si se desea un té poco excitante mejor escoger una variedad verde o blanca y decantarnos por un té negro o oolong si queremos uno más potente.

Como recomendación final, no estruje las hebras, una vez concluido el proceso de infusión, el té ya entregó todo lo que tenía que entregar. Si se estrujan las hebras lo único que se consigue es extraer aceites amargos y nada más. Basta con dejar escurrir.

Como vemos, cada té requiere un tiempo y temperaturas óptimo de preparación. Si nos quedamos cortos, nos perderemos parte de su sabor y sus cualidades; si nos pasamos tal vez lo estropeemos.

Veamos cómo se ha de preparar cada tipo de té, si bien siempre es conveniente leer atentamente las instrucciones que se presentan en cada caja puesto que esa será, probablemente, la mejor opción:

Té verde

Las hojas de té verde son extremadamente delicadas, por eso hay que tratarlas con mucho cuidado. Por ello, la preparación es crucial, puesto que si no es la correcta se puede arruinar el mejor té del mundo.

Tradicionalmente, los tés verdes se preparan con agua por debajo del punto de ebullición (de 80 a 90 °C). Sin embargo, cada variedad de té va a tener una temperatura ideal de infusión, y hay expertos que consideran que el rango que casi nunca falla es entre 70º y 80º C. Sin embargo, los tés japoneses, más delicados que los chinos, se recomiendan infusionar a 60º C e incluso 50º C, con el fin de evitar el amargor.

Otro factor, es no infusionar más de lo necesario, insistiendo en lo delicado de las hebras de té verde. El rango ideal es entre uno y tres minutos, aunque hay algunas excepciones de tés que tan sólo con unos segundos estarán listos. Si se desea con mayor sabor, agregar más té, no tiempo. A veces, resulta una buena opción utilizar un cronómetro.

Por todo esto, el té verde no se sirve muy caliente.

Té blanco

La bolsita de té blanco, que es el menos elaborado, puede permanecer hasta los diez minutos en el agua sin que suele taninos -amargor- y libere toda su téina y su sabor. El mínimo es de cinco minutos.

Oolong

Generalmente se usan 2,25 g de té por 170 ml de agua, o unas dos cucharaditas de té oolong por taza. Los tés oolong deben prepararse con agua a entre 82 y 88°C (sin hervir) y dejarlos macerar 3–4 minutos. El oolong de alta calidad puede prepararse varias veces a partir de las mismas hojas y, a diferencia de otros té, mejora con cada nuevo uso. Es frecuente infusionar las mismas hojas de 3 a 5 veces, siendo normalmente la 3.ª o 4.ª la mejor.

Té negro

Generalmente, se prepara con una cucharadita de té negro por taza, con agua hirviendo y dejando reposar 3-4 minutos. Si el té negro se va a servir con leche o con limón, deberá aguardarse un poco más, 4-5 minutos. La bolsita de té negro no debe superar los cinco minutos ni estar menos de tres minutos en el agua caliente.

Articulos relacionados

  • Conferencia Josep Luis Berdonces: Plantas adaptógenas para tratar enfermedades crónicasConferencia Josep Luis Berdonces: Plantas adaptógenas para tratar enfermedades crónicas Conferencia de Dr. Josep Lluís Berdonces, Especialista en Medicina natural, sobre qué es la Fitoterapia, el concepto de Adaptógeno, las diferentes plantas adaptógenas y diferentes […]
  • Como hacer colutorio casero con plantas medicinalesComo hacer colutorio casero con plantas medicinales La utilización de un colutorio después del lavado de dientes y boca es una gran solución para mejorar la salud de nuestra boca y encias y contribuye, además, a la eliminación del mal […]
  • Actividades farmacológicas del gordoloboActividades farmacológicas del gordolobo Las actividades farmacológicas trascendentales de gordolobo (Verbascum thapsus) son la cura y la prevención de diversas enfermedades y la mejora de enfermedades como el cáncer, los […]
  • LaxantesLaxantes Las plantas medicinales con efecto laxante favorecen la evacuación de los intestinos (la producción de cacota).
  • Interesantes propiedades ansiolíticas de algunos aceites esencialesInteresantes propiedades ansiolíticas de algunos aceites esenciales Los aceite esenciales son productos naturales con una gran tradición de uso en fitoterapia y aromaterapia, algunos de ellos se han utilizado por sus propiedades ansiolíticas. Dentro de […]
  • Principios activos: CelulosaPrincipios activos: Celulosa La celulosa es un hidratos de carbono que forma parte de la fibra vegetal insoluble, que facilita el transito intestinal y evita el estreñimiento.
  • Tónicos cardíacosTónicos cardíacos Tónicos cardíacos: Actúan sobre el corazón. Plantas medicinales tónicos cardíacos: espino albar, agripalma, Selenicereus grandiflorus.
  • EmenagogasEmenagogas Las plantas medicinales emenagogas estimulan y regulan el flujo menstrual. Normalmente se suele aplicar de forma más amplia a los remedios que actúan como tónicos del sistema reproductor femenino.

Artículos Relacionados

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.