Cómo preparar tintura de árnica para los golpes e inflamaciones

 Arnica-Montana

El árnica (Arnica montana) es uno de los remedios más eficaces de los que se dispone para tratar por vía externa los esguinces, golpes o inflamaciones. Hoy veremos cómo preparar una tintura de árnica para estos usos.

La parte de la planta de árnica que se utiliza medicinalmente son, sobre todo, las flores, aunque popularmente se han utilizado también las raíces y las hojas. Para el caso que nos ocupa son las flores la materia vegetal de interés.

Las flores de árnica, gracias a sus principios activos (principalmente lactonas serquiterpénicas pero también flavonoides, alcaloides y aceites esenciales, entre otros), presentan una acción antiinflamatoria, analgésica, vulneraria, antihistamínica y antibacteriana.

Cómo preparar tintura de árnica para los golpes e inflamaciones

Se recomienda el uso exclusivamente externo del árnica. Hay que tener en cuenta que las lactonas serquiterpénicas presentes en la flor de árnica son tóxicas para corazón.

La tintura de árnica es muy útil para:

  • calmar los dolores reumáticos
  • en secuelas de traumatismos (hematomas, torceduras, contusiones, magulladuras y edemas por fractura)
  • en furunculosis e inflamaciones causadas por picaduras de insectos
  • para aliviar el dolor e inflamación de la flebitis
  • y, en general, cualquier dolor o inflamación que aparezca en la piel, siempre que no se trate de heridas abiertas.

Se puede preparar una tintura de árnica de forma casera de la siguiente manera:

  1. En un bote o recipiente de cristal transparente añadimos 50 gramos de flores de árnica recién cogidas a 500 ml de alcohol de 70%. Si las flores son frescas se utiliza aproximadamente la misma parte de flores que de alcohol, si las flores son secas se mezclará una parte de estas con diez partes de alcohol. La mejor época del año para recoger las flores es durante el verano.
  2. Se cierra herméticamente el recipiente y se deja macerar, al menos durante dos semanas, al sol o en un lugar caliente. Agitamos todos los días.
  3. Se filtra con una gasa, escurriendo al máximo. El líquido restante se puede volver a filtrar a los dos días y ya está listo para ser usado.
  4. Conviene conservar la tintura de árnica en un recipiente herméticamente cerrado en un lugar que no esté directamente expuesto a la luz del sol.

Precauciones en el uso del árnica

El uso del árnica está contraindicado en caso de hipersensibilidad a la flor de árnica o a su uso prolongado, en heridas abiertas o dermatitis.

El uso durante largo tiempo o en preparados con alta concentración pueden aparecer reacciones tóxicas cutáneas. En caso de aparición de dermatitis debe suspenderse el tratamiento.

Articulos relacionados

Artículos Relacionados

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.