Los oranguntanes usan plantas medicinales analgésicas

-orangutan-plantas

Un estudio publicado en Scientific Reports sugiere que los seres humanos no somos los únicos animales que utilizamos plantas medicinales para mejorar nuestra salud.

En concreto, un grupo de oranguntanes de Indonesia utilizan una planta específica por sus propiedades analgésicas.

El descubrimiento fue realizado por Helen Morrogh-Bernard tras más de 20 años y 20.000 horas de observación de las poblaciones de orangutanes que habitan el parque nacional de Sabangau, en Indonesia.

Helen Morrogh-Bernard comenzó a estudiar a estos grandes primates en 1995, cuando era estudiante de la Universidad de Nottingham (Inglaterra), apasionada por su comportamiento. De hecho, esta fue la materia prima de su investigación de doctorado con la Universidad de Cambridge.

Durante sus últimas investigaciones observó como diez de los orangutanes del grupo masticaron concienzudamente una planta específica, con lo que formaron una sustancia espumosa que restregaron por su cuerpo durante casi una hora.

Esta planta, Dracaena cantleyi, no forma parte de la dieta habitual de los orangutanes y la investigadora propone que la utilizan debido a su efecto analgésico. Los primates se convertirían, de este modo, en los primeros animales que se descubre utilizan analgésicos, a parte del ser humano.

Profundizando en el misterio, se encontró que la Dracaena cantleyi es una planta que las poblaciones locales de Indonesia también utilizan para aliviar el dolor. Tras analizar su efecto en células humanas cultivadas en laboratorio, encontraron que, efectivamente, genera una respuesta a la inflamación.

El concepto de automedicación en animales se denomina zoofarmacognosia. Para determinar si un animal se automedica o no se establecen los siguientes criterios que deben cumplirse:

  1. La sustancia debe adquirirse de manera deliberada
  2. La sustancia debe ser perjudicial para los patógenos
  3. La sustancia debe ser perjudicial para el individuo en ausencia de patógenos
  4. El perjuicio ocasionado a los patógenos debe mejorar al animal enfermo

Sin embargo, como vemos en el ejemplo de los orangutanes que se automedican, no se cumplen las relgas anteriores al no tratarse de un tratamiento contra ningun bacteria, virus o plaga. Por lo tanto, habría que ampliar estas condiciones para abarcar toda la complejidad del comportamiento animal.

Más sobre las Plantas Medicinales