Las plantas medicinales y la pseudociencia


En los últimos tiempos existe en España una cruzada para liberar al país de la plaga de las pseudociencias. Y el fragor de la batalla se ha llevado por delante toda sutileza. Es muy habitual ver a los críticos con cualquier tipo de medicina alternativa incluir la fitoterapia dentro de las pseudociencias.

Las plantas medicinales y la pseudociencia

 No es este lugar para profundizar en el debate. Por ahora, me limito a difundir, dentro del alcance de esta página, una Nota de Prensa al respecto emitida por SEFIT y INFITO, el 27 de julio de 2017.

Dice así:

 “El Centro de Investigación sobre Fitoterapia (INFITO) y la Sociedad Española de Fitoterapia (SEFIT) advierten de que la fitoterapia no es ninguna ‘pseudociencia’ y que tiene evidencias científicas demostradas para distintas indicaciones terapéuticas en salud. Esta advertencia responde a la nota transmitida por laConsejería de Sanidad de la Comunidad Valenciana y en la que incluye la fitoterapia dentro de un listado de ‘pseudociencias’, además de solicitar a los centros de salud su retirada de la actividad asistencial.

 La fitoterapia consiste en la utilización de los productos de origen vegetal con finalidad terapéutica ya sea para prevenir, atenuar o curar un estado patológico. “Representa una parte del arsenal terapéutico de utilidad en la asistencia sanitaria y su uso racional debe cumplir tres características fundamentales, calidad, seguridad y eficacia”, indica Concha Navarro, Catedrática deFarmacología de la Universidad de Granada y presidenta deINFITO.

En la actualidad, “son numerosos los ensayos clínicos y metaanálisis disponibles sobre distintos preparados vegetales, mediante los cuales se ha podido demostrar su eficacia terapéutica”,añade la profesora Navarro. Por otro lado, tiene su sección específica en diversas sociedades científicas médico-farmacéuticas, así como en colegios profesionales, “además de formar parte de los planes de los estudios de Farmacia en la práctica totalidad de universidades”, señala. Las especificaciones de calidad están descritas en las farmacopeas y en otras normativas emanadas de la Agencia Europea del Medicamento. Este organismo “cuenta con un grupo de estudio sobre medicamentos basados en plantas y ha publicado más de cien monografías sobre diferentes plantas medicinales con estudios que avalan su eficacia”, añade.

Listado del Ministerio

 La nota emitida por la Consejería de Sanidad de la Comunidad Valenciana hace referencia a un listado del Ministerio de Sanidad,“en el que no se hablaba de ‘pseudociencias’ sino deterapias naturales, y que pretendía analizar la situación legal y científica de todas ellas, aunque ha creado un poco de confusión ya que la fitoterapia sí cuenta con numerosos avales científicos para muchas plantas medicinales”, señala Salvador Cañigueral,profesor del Departamento de Farmacología y Química Terapéutica dela Facultad de Farmacia de la Universidad de Barcelona ypresidente de SEFIT. Además, en el caso de la fitoterapia, eldocumento del Ministerio establece que “en España está regulada la producción, la autorización, el registro, la distribución y la dispensación de productos de origen vegetal, bien a través de la legislación alimentaria o de la de medicamentos a base de plantas”.

La eficacia de la fitoterapia “se consigue sólo con su uso adecuado, tanto en lo que se refiere a las indicaciones como a la forma de administración”, indica el profesor Cañigueral. Por ello, “es necesario disponer de medicamentos con calidad,seguridad y eficacia contrastados, así como de herramientas de información rigurosas y fiables para los profesionales sanitarios, además de proporcionarles la oportunidad de adquirir una formación sólida en Fitoterapia”, argumenta.

Ámbito de actuación

En las últimas décadas, la fitoterapia ha visto incrementado su consumo “sobre todo por el desarrollo de su base científica que ofrece preparados con calidad, seguridad y eficacia contrastadas, así como por el aumento de la demanda social de medicamentos de origen natural”, explica la profesora Navarro. En Europa, la dispensación de plantas medicinales representa un 25% del mercado global de las especialidades farmacéuticas publicitarias (medicamentos de autoprescripción, OTC), con un crecimiento anual estimado en un 10%. Según datos de INFITO, uno de cada tres españoles toma plantas medicinales para tratar o prevenir diversos trastornos de manera habitual.

Se utiliza principalmente en la prevención y tratamiento deafecciones leves y moderadas. “En unos casos será suficiente para curar una patología y en otros será el coadyuvante de otras medicaciones, o ayudará a mejorar determinados síntomas asociados”, afirma la profesora Navarro.

Sobre INFITO

El Centro de Investigación sobre Fitoterapia (INFITO) es una asociación científica, sin ánimo de lucro, dedicada al estudio y divulgación de la Fitoterapia, integrada por especialistas de laMedicina y la Farmacia de toda España. Su propósito es que la Fitoterapia sea reconocida como una opción terapéutica válida con todas las garantías científicas.

Sobre SEFIT

La Sociedad Española de Fitoterapia es una sociedad científica que aglutina a los profesionales que desde diversos campos trabajan en elestudio y la aplicación terapéutica de las plantas medicinales. Es miembro del Consejo Iberoamericano de Fitoterapia y de la ESCOP (European Scientific Cooperative on Phytotherapy).”

Articulos relacionados

Artículos Relacionados

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.