Evidencia de calidad moderada apoya el uso de la marihuana para tratar el dolor crónico

hojas marihuana

La marihuana es una de las drogas recreativas más populares en todo el mundo. Sin embargo, cuando hablamos de marihuana en el ámbito medicinal nos referimos al uso de cannabis o cannabinoides como terapia médica para tratar enfermedades o aliviar los síntomas.

El uso de la marihuana con fines medicinales está envuelto en una polémica permanente. Sin embargo, algunos países han legalizado el cannabis de calidad medicinal para el tratamiento de pacientes con enfermedades crónicas. Canadá,Países Bajos o algunos Estados de Estados Unidos han introducido leyes para permitir el uso médico de la marihuana.

Además, como vamos a ir viendo hay numerosos esnsayos que avalan estas propiedades terapeúticas de la marihuana y, especificamente, de algunos de sus principios activos.

Para profundizar en las propiedades medicinales de la marihuana voy a centrarme en una profunda revisión realizada en 2015 por investigadores de universidades de diversos paises y que llevó por título Cannabinoides para uso médico: Una revisión sistemática y Meta-análisis.

Es importante señalar que el meta-análisis es una metodología para la revisión sistemática y cuantitativa de la investigación, ampliamente consolidada y aplicada en las Ciencias de la Salud.

Ofrece las técnicas necesarias para acumular rigurosa y eficientemente los resultados cuantitativos de los estudios empíricos sobre un mismo problema de salud, permitiendo a los profesionales de la salud la adopción de decisiones bien informadas en sus respectivas áreas de trabajo.

Esta revisión siguió las recomendaciones para revisiones sistemáticas rigurosas. La síntesis combinó una discusión narrativa de los resultados de los estudios individuales con el metanálisis (para los estudios en los que se disponía de datos adecuados), complementada por la interpretación (siguiendo las directrices del Grupo de trabajo GRADE).

Se realizó una extensa revisión sistemática de los beneficios y efectos adversos asociados con los cannabinoides médicos en una amplia gama de condiciones. Se incluyeron 79 ensayos controlados aleatorios en total (6462 participantes), la mayoría de los cuales evaluaron náuseas y vómitos debido a quimioterapia o dolor crónico y espasticidad debido a esclerosis múltiple y paraplejia. Se evaluaron otras categorías de pacientes en menos de 5 estudios.

La mayoría de los estudios sugirieron que los cannabinoides se asociaron con mejoras en los síntomas, pero estas asociaciones no alcanzaron significación estadística en todos los estudios.

Vamos a centrarnos en los resultados de los estudios sobre el dolor crónico.

Evidencia de calidad moderada apoya el uso del cannabis para tratar el dolor crónico

El dolor crónico se evaluó en 28 estudios (63 informes; 2454 participantes). Casi todos los estudios fueron controlados con placebo. Dos estudios tuvieron bajo riesgo de sesgo, 9 con riesgo incierto y 17 con alto riesgo de sesgo.

Los estudios generalmente sugirieron mejoras en las medidas del dolor asociadas con los cannabinoides, pero no alcanzaron significación estadística en la mayoría de los estudios individuales.

Se establecieron diferencias entre condiciones de dolor. Así, los nabiximoles también se asociaron con una mayor reducción promedio en la evaluación del dolor y la proporción de pacientes que informaron una mejoría en una puntuación global de impresión de cambio en comparación con el placebo.

No hubo diferencias claras basadas en la causa del dolor en el metanálisis. Los análisis de sensibilidad que incluyeron ensayos cruzados mostraron resultados consistentes con aquellos basados solo en ensayos de grupos paralelos.

Sobre la base del enfoque GRADE, hubo pruebas de calidad moderada que sugieren que los cannabinoides pueden ser beneficiosos para el tratamiento del dolor neuropático crónico o cáncer (THC ahumado y nabiximols).

Por último, es interesante señalar que hubo un mayor riesgo de efectos adversos a corto plazo con el uso de cannabinoides, incluidos algunos graves.

Los efectos adversos comunes incluyen astenia, problemas de equilibrio, confusión, mareos, desorientación, diarrea, euforia, somnolencia, sequedad de boca, fatiga, alucinaciones, náuseas, somnolencia y vómitos.

Más sobre las Plantas Medicinales