Cómo preparar pastillas de plantas medicinales

pastillas-de-Plantas-Medicinales

La forma de preparar plantas medicinales para uso como medicamentos es muy variada. Lo importante es que nuestro organismo pueda absorberlas para que puedan ejercer al máximo su efecto beneficioso. Vemos hoy cómo preparar pastillas de plantas medicinales, la forma de administración ideal para las hierbas que actúan sobre la boca, garganta o vías respiratorias altas ya que en forma de pastillas la primera acción de las plantas medicinales se produce allí donde se necesitan.

Cómo preparar pastillas de plantas medicinales

Para preparar pastillas de plantas medicinales basta con mezclar el polvo de la planta con un mucílago (gelatina espesa y viscosa), si se quiere conseguir la cosistencia característica, y con un poco de azucar integral o mejor aún, azucar de abedul (xilitol), si queremos endulzarlas un poco para que sean más agradables de tomar. Tanto si utilizamos un azúcar convencional como si usamos el de abedul, conviene incorporar poco puesto que el convencional es perjudicial para la salud y el de abedul endulza mucho.

En lugar de hierbas secas se pueden usar aceites esenciales, que añadir (con la dosificación indicada por el herborista) al azúcar y el mucílago. Es importante conservar las pastillas en recipientes herméticos para poder utilizarlas más adelante sin pérdida de propiedades.

Una forma muy sencilla de preparar pastillas para uso inmediato es aplastando el polvo de las plantas mezclada con pan fresco

El mucílago que empleamos puede provenir de la raíz de malvavisco, de consuelda, de la corteza de Ulmus rubra o de alguna goma comestible como la de tragacanto o acacia.

Una selección de hierbas medicinales para las vías respiratorias puede incluir plantas como salvia, tusílago, regaliz, pulmonaria, angélica, anís, tomillo, marrubio o gordolobo.

Como preparar pastillas con goma de tragacanto

Si se usa goma de tragacanto o acacia es muy sencillo preparar las pastillas de plantas medicinales. Se siguen los siguientes pasos:

  1. Se ponen a remojo 30g de goma de tragacanto durante 24 horas, removiendo regularmente. Se hierven 500ml de agua y se añaden al tragacanto.
  2. Se bate la mezcla con una cuchara de madera hasta obtener una cosistencia uniforme. Se filtra a tavés de un filtro de muselina para obtener el mucilago.
  3. Se forma un pasta con el mucílago y el polvo de las plantas secas. Si se desea se puede añadir azúcar moreno sin refinar o azúcar de abedul.
  4. Se espolvorea una tabla de amasar y un rodillo con harina de maíz para evitar que se pegue la mezcla. Amasamos hasta conseguir láminas de 1,25cm de espesor, aproximadamente.
  5. Una vez que se enfríe la pasta, se cortan las láminas en pastillas del tamaño que se desee. Se dejan secar y se conservan en un bote hermético.

Fuente:

Atlas ilustrado de las plantas medicinales. Autor: David Hoffmann

Articulos relacionados

Artículos Relacionados

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.