Cimicifuga racemosa mejora las acaloradas en mujeres postmenopáusicas en tratamiento del cáncer de mama

cimicifuga_racemosa

Nos hacemos eco hoy de los resultados de un estudio realizado para evaluar los efectos de la Cimicifuga racemosa en las acaloradas, sexualidad y en la flora vaginal en mujeres con cáncer de mama en tratamiento con tamoxifeno o inhibidores de la aromatasa. Como veremos, la Cimicifuga racemosa mejora las acaloradas, sin que se apreciasen cambios apreciables en lo referente a la sexualidad o al estado de la flora vaginal.

Este estudio fue presentado durante el 9º Congreso de Fitoterapia de SEFIT (Sociedad Española de Fitoterapia), celebrado en Isla del Rey,Menorca, del 18 al 21 de mayo de 2017.

Antes de entrar en materia vamos con unas palabras sobre esta planta:

La Cimicifuga racemosa es una hermosa planta peremne, de flores blancas, originaria de América del Norte. Es una planta bien conocida por los indios norteamericanos, que la empleaban para aliviar los trastornos menstruales y para ayudar al parto. Se utiliza su raíz seca y el rizoma. Es una planta en peligro de extinción por lo que hay que evitar su uso salvo que sepamos que proviene de un cultivo sostenible.

Hoy en día está bien establecido su uso para el tratamiento del síndrome premenstrual y para los trastornos vegetativos asociados a la dismenorrea y menopausia. También se utiliza para regular el ciclo mestrual.

Es importante señalar algunas precauciones en el uso de la :

No conviene utilizarla durante el embarazo o la lactancia.

  • No está recomendada en personas con enfermedades cardiovasculares (se debe evitar su uso junto a medicamentos anticoagulantes). Puede tener efecto vasodilatador por lo que se debe suspender su administración 2 o 3 semanas antes de una intervención quirúrgica.
  • Puede interferir con los anticonceptivos orales.
  • No se debe utilizar hasta los 18 años.
  • Administrar con precaución en enfermos con insuficiencia hepática o renal.
  • No se recomienda administrar en forma continuada durante más de 6 meses.

Hechas estas importantes anotaciones, vamos con el estudio en cuestión

Cimicifuga racemosa mejora las acaloradas en mujeres postmenopáusicas en tratamiento del cáncer de mama

El título de la ponencia que recoge los resultados que presentamos hoy era Efectos de la Cimicifuga racemosa L. Nutt en mujeres postmenopáusicas en tratamiento con tamoxifeno o inhibidores de la aromatasa para el tratamiento del cáncer de mama, realizada por Lima SMRR, Macruz CF, Rigonati LCJ, Postigo S., de la Universidad de Ciencias Médicas de la Santa Casa de Misericordia São Paulo (ISCMSP).

Se realizó un estudio cohorte con 45 voluntarias, en el período después de la menopausia, diagnosticadas de cáncer de mama (en tratamiento en uso de tamoxifeno o de inhibidor de la aromatasa) y con quejas por los síntomas vasomotores. Diferentes grupos respondieron al cuestionario de Índice Menopáusico de Kupperman y Blatt (IMKB) y al Female Sexual Function Index (FSFI – Índice de la Función Sexual Femenina). Se realizó el estudio durante seis meses.

El estudio mostró que mujeres con cáncer de mama tuvieron mejora en los síntomas vasomotores con el uso de la Cimicifuga racemosa. No hubo mejora de la evaluación de la función sexual en los diferentes tiempos y grupos estudiados y tampoco hubo cambio en la flora vaginal.

Para acabar, es conveniente aclarar que un estudio (señalado en el artículo de la wikipedia sobre la Cimífuga racemosa) del año 2009 concluía que ni ésta ni el trébol rojo reducían los síntomas vasomotores en mujeres en la menopausia en comparación con el placebo. Resultados contradictorios, al menos aparentemente ….

Articulos relacionados

Artículos Relacionados

Deja un Comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.