Alerta con el uso del aceite de oliva y jugo de limón para disolver cálculos biliares

Aceite de oliva

A comienzos del siglo XX se puso de moda una terapia, que aún es habitual encontrar en diversos medios divulgativos de medicina natural, consistente en utilizar aceite de oliva en grandes cantidades junto a jugo de limón para disolver los cálculos biliares.

En medicina, la colelitiasis, comúnmente conocida como cálculos biliares o litiasis biliar, se refiere a la formación de cálculos en la vías biliares, sobre todo en la vesícula biliar. Son acrecencias de materias sólidas que pueden ser tan pequeñas como granos de arenilla o, en ocasiones excepcionales, tan grandes que ocupan toda la vesícula. La mayor parte, sin embargo, suelen ser de tamaño intermedio, es decir, de 20 mm o menos. La mayor parte de estos cristales —cerca de un 80%— están constituidos por cristales de colesterol, el resto son cristales pigmentados de color negro (cálculos biliares en wikipedia)

La base de esta terapia pueden haber sido las importantes propiedades del aceite de oliva virgen extra, entre las que se incluye la acción colagoga, consitente en estimular la producción y salida de la bilis desde la vesícula biliar. Quizás al hilo de este efecto provocado por el consumo de aceite de oliva se amplió su efecto, en combinación con el limón, hasta la disolución de los cálculos biliares.

Sin embargo, según se han podido comprobar experimentalmente, la supuesta eliminación fecal de cálculos responde, en realidad, a micelas de colesterol. Más aún, mediante ecografias se ha comprobado que no se produce ninguna eliminación de los cálculos. Además, este buscado efecto podría resultar muy peligroso si los cálculos se enclavan en el colédoco y obstruyen los conductos biliares.

Una lástima pero esta terapia no parece resultar realmente eficaz.

Referencias

Fitoterapia. Vademecum de prescripción. Bernat Vanaclocha y Salvador Cañigueral

Articulos relacionados

Artículos Relacionados

Leave a Comment